Aquí Tu Privacidad Es Importante Y Eres Libre De Escribir y Leer.
 
ÍndicePublicacionesFAQBuscarRegistrarseConectarse
Bookmarking social
Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

https://www.mangopv.com

Conserva y comparte la dirección de El Mangó. https://www.mangopv.com en tu sitio de bookmarking social
Últimos temas
» Los Cinco programas para limpiar y acelerar tu PC.
por Manguto Hoy a las 2:09 pm

» El Windows 7 deja de actualizarse en computadoras con CPUs antiguas.
por Manguto Hoy a las 1:29 pm

» Una empleada pública sugiere disparar a inmigrantes en la frontera
por Pepino 04 Jue Jun 21, 2018 8:41 pm

» Canadá legaliza uso recreativo de marihuana
por Pepino 04 Miér Jun 20, 2018 5:35 pm

» Hallan caimán decapitado y sin cola en carretera de Florida
por Pepino 04 Miér Jun 20, 2018 5:30 pm

» Hombre muere aplastado por el ataúd de su madre
por Pepino 04 Lun Jun 18, 2018 8:11 am

» La inteligencia artificial de Google, DeepMind, ahora tiene imaginación.
por Manguto Dom Jun 17, 2018 11:53 pm

» México logra histórico triunfo sobre Alemania
por Pepino 04 Dom Jun 17, 2018 5:43 pm

» La "enfermedad silenciosa" aumenta en Arizona y se expande por América
por Pepino 04 Dom Jun 17, 2018 5:38 pm

» Existe más de una bacteria en los hielos, pero hay una bebida que no las deja vivir
por Pepino 04 Dom Jun 17, 2018 8:35 am

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Manguto

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 132 el Jue Nov 13, 2014 10:03 am.
Mejores posteadores
Pepino 04 (9970)
 
sgt.blp1456 (5063)
 
tanano26 (3000)
 
Manguto (2784)
 
Tiger (304)
 
Xavy (38)
 
Administrador (33)
 
miltonguzman_5 (13)
 
Alba (10)
 
harleysrevenge (8)
 
Las palabras clave más etiquetadas
1#deletefacebook
2#la
3#superbloodmoon
4#facebookdown
5#vamos4puertorico
6#picapower
7#youtubeisoverparty
8#dearmark
9#cuarentasonlosnuevosveinticinco
Junio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
CalendarioCalendario
Donaciones a El Mangó.

Comparte | 
 

 EL DIA QUE VOLVIMOS A SER TAINOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatarPepino 04
Adm. Moderador.
Adm. Moderador.



MensajeTema: EL DIA QUE VOLVIMOS A SER TAINOS   Dom Ene 14, 2018 10:37 pm

[b]Articulo que leí en "Facebook" y quise compartir con el foro


El 20 de septiembre el espíritu de Juracán se posó sobre Borikén por 30 horas. El tiempo paró. Nuestra civilización, nuestra evolución y nuestro desarrollo retrocedieron varios siglos y en un abrir y cerrar de ojos volvimos a ser taínos. Comenzamos desde cero, en el surviving mode, a arreglárnoslas para comer algo, tomar algo y tratar de enterarnos de lo que estaba pasando más allá de nuestro bloque. Cero electricidad. Cero agua de la pluma. Cero telecomunicación. Cero bebidas frías y cero comida caliente. Cero aires y cero abanicos. Back to nature. Back to basics.
En mi familia tuvimos muchos años de escutismo y de campings, movimiento que siempre reconoce y honra a nuestros indígenas. Para que haya fuego se necesita: calor, oxígeno, combustible. Y ese combustible puede ser yesca, brusca o charamusca. Para algo nos sirvió haber encendido todas esas fogatas, participado en todos esos campings y adquirido todo ese conocimiento de sobrevivencia. Nunca pensé que volveríamos a ser taínos ya entrados en cierta edad.
Para mí y mi familia el huracán María y su secuela fue un mundillo de aventuras que nos sacó de la zona cómoda y nos asentó en nuestra realidad, sin dejar de traer una que otra situación alegre. Y si le vemos el lado gracioso, debo aclarar, no es porque no nos solidarizamos con los que sufren. Es que ya de la crudeza post-María se ha escrito bastante, así como de los ribetes políticos, los chismes de alcaldes y por supuesto, Doña Corrupción, que ningún huracán se la podrá llevar.
Esos primeros días fueron de barbarie. Las expresiones “No se sabe ni la hora que es” y “Desapareció del mapa” cobraron realidad. De una manera misteriosa, la Isla fue sitiada por una barrera misteriosa de negativismo, negación y caos. La sobrevivencia del más apto pasó a un segundo plano. Si no habías comprado baterías D, de nada te servía tu listería. Asimismo pensé yo, tratando de abrir una lata de corned beef sin la llavecita... ¡De qué me vale una maestría, si no puedo abrir una lata de corned beef!
Las taínas tuvimos que poner nuestra vanidad entre paréntesis. El blower y la plancha por fin descansaron. Raíces sin retocar, cejas sin sacar, un moñito repela’o pa’tras y pa’ fuera. No hay conditioner que se enjuague tacita a tacita.
Como buenas taínas, reaprendimos a lavar a mano, en la pileta o en el río y secar la ropa toda en el balcón, visible a diestra y siniestra, jugando a ser cafre por un día.
Los taínos se lucieron dejándose sus barbas y ayudando, a su ritmo, con el cilindro de gas, el barbecue, la sierra de cadena o la planta eléctrica. De repente se hicieron expertos en escoger flash lights bravos, en cambiar y recargar baterías, en activar la lámpara solar, el panel por aquí y el cargador por allá.
Taínos y taínas tuvieron que sacar su ropa vieja, porque la favorita estaba en el jámper durmiendo el sueño de los justos.
Todos nos vimos forzados a tener un nuevo “normal”. Hacer menos y dormir más, obedeciendo el toque de queda natural del cuerpo humano. La definición de un día largo cambió, porque antes, si a las 7:30 pm ya te quieres acostar, algo andaba mal... o ¿no será que lo normal es acostarse cuando se “acuesta” el sol?
Y por las mañanas, muchos tuvimos que tomar café frío, con leche evaporada y con endulzador de saquito de un color diferente. O café con leche de almendras. O algo más raro aún: café instantáneo mezclado con 7 capsulitas de Coffee Mate. Todo sea por meterle cafeína a las venas.
En nuestro bohío nos inventamos el sándwich de salchichas con queso manchego. Aprendimos a comer pizza “fría” con refresco “caliente”. Se integraron al menú las galletas de soda, la leche en polvo y por supuesto la jamonilla, llena de todo tipo de colorante, preservativo, monosodio de glutamato, nitritos, nitratos y ni trato de explicarles su efecto tóxico. Pero sudamos tanto que todas esas toxinas se evaporaron, o eso creo.
Supimos lo que es comer sin hambre, pero hay que comer... También comimos desesperadamente, porque puede que no volvamos a comer en un buen rato. Grandes lecciones de vida. Siempre me acordaba que la gran cacica Mami hablaba de “hambre vieja”. Por fin entendí.
Nuestros cuerpos pedían desesperadamente frutas, vegetales, lechugas y casi ni había nada de esto en los conucos borinqueños. Los guineos del país desaparecieron del mapa. Aparecieron muchas piñas, bienvenidas sean.
Las estaciones de radio también desaparecieron del mapa. Todas, menos una.
2
La que menos rating tenía tuvo su gran momento de gloria al ser la única presente en el cuadrante. Al cabo de unas semanas comenzaron a escucharse poco a poco otras estaciones. Recuerdo que las de música sacra cuidadosamente escogieron sus canciones con temas de paz en la tormenta, esperanza, etc.
La gasolina fue protagonista, como en aquellos momentos históricos de crisis por el precio del barril de petróleo. Se nota que muchos no tenían nada que hacer, pues pudieron quedarse 12 horas en una fila de carros para llenar $10 de gasolina. Otros no caímos en esa trampa. A caminar se ha dicho. A bicicletear, que pa’ luego es tarde. Y también ¡a sudar se ha dicho! Es bueno para la piel y para limpiar nuestros sistemas. ¡A subir escaleras se ha dicho! A muchos ya se nos han puesto las pantorrillas (batatas) duras otra vez y hemos bajado de peso.
Además de la gasolina, tuvimos los nuevos tesoros: agua, hielo, diésel, botellitas de propano, sternos, leche en polvo y café instantáneo. Los gansos no se hicieron esperar. El que compraba gasolina y la revendía a sobreprecio. A ellos se unió, no con tanto pecado, el que durante la Ley Seca contrabandeó cervezas frías por su vecindario. Hielo, te lo llevo a domicilio. Todo tipo de negocio surgió de la nada, sin IVU ni patente municipal.
No dejó de haber dicotomías y polaridades. El individualismo se vio cara a cara con el colectivismo. La koinonía tribal se manifestó de muchas maneras en comunidades y vecindarios. Se compartió en el batey, porque todos los que tienen batey tuvieron que recoger escombros y trabajar en su batey. Pero en las tiendas, ahí era otro cantar. Todo esto es mío y no dejo para nadie, que se chaven los demás. Los tapones en las intersecciones sin semáforo fueron la prueba de paciencia para todo el país taíno. Al principio todos iban lentos, cautelosos y corteses. Con el tiempo, el coraje fue invadiendo los humores y se formaban tranques en los cruces, con insultos, bocinazos y dedos del medio.
Pero no todo fue negativo. Familiares, lejanos --ya por el tiempo o por el espacio-- resollaron por las redes sociales preocupados y deseando el bien. Algunos mandaron paquetes con provisiones desde los remotos estados del noroeste. Las iglesias, protagonistas silenciosas de la recuperación del país, se vertieron en voluntariado, unidas, sin importar la denominación. Algo parecido sucedió con las redes de telefonía, unidas como buenas hermanitas, al menos por unas semanitas.
Aprendimos a que sólo se puede hacer una diligencia al día, y dos, con suerte. Las grandes decisiones del día eran cuál fila estoy dispuesto a coger hoy y cuál dejo para mañana. El manejo del tiempo se hizo tan primitivo y taíno como velar cuando el sol sale por el este y cuando el sol se pone por el oeste.
Pero también hubo dos cosas interesantes para manejar: la nada y el vacío. Fue obligatorio el vacío de tiempo, de espacio, de actividad, de pensamiento, de conversación... Yo en particular extrañé mucho la música esos primeros días.
La nada, tan lejana e inexplicable, fue nuestra compañera. Nada que hacer, o más bien mucho que hacer, pero no hay manera de hacerlo. Nada que ver en TV porque no hay luz. Nada que leer de noche, porque no hay luz. Intenté leer la Biblia con un flash light. Incómodo.
Los maniáticos con la limpieza se chavaron, porque no se podía gastar mucho el agua. Los maniáticos con la comida también se chavaron, pues el casabe se acabó. La dieta tuvo que cambiar y si no, pasabas hambre. Aquí también se tuvo que comer comida empezada, la que dejan tus hijos es normal, pero dejada a mitad por tu cónyuge, bueeeno...
Los desesperados también sufrieron su desesperación y tuvieron que aplicar la paciencia, aunque fuera a la cañona. Los obsesivo-compulsivos también se tuvieron que tranquilizar, porque todo el orden establecido cambió de repente y las cosas se quedaron patas-pa’rriba por un buen rato.
Algunos sentimos la compulsión de comprar lo que no se necesita, por si a caso, a veces con este sentido de culpa por no haber seguido consejo y no habernos suplido de esto y aquello. Sería injusto citar el refrán “El que guarda siempre tiene”, porque todos guardamos y precavimos para unos cuantos días; pero no para tres semanas, ni cuatro, ni cinco, ni noventa días. ¿Quién tiene espacio para almacenar toda esa agua, toda esa comida, todo ese diésel, etc.?
Del árbol caído todos hacen leña. Pero eran demasiados los árboles caídos. ¿Qué se hace con tanta leña? Pensé en los escultores que trabajan madera, siempre buscando un buen tronco. Este fue su momento. Pero esos mismos árboles no esperaron mucho para reverdecer, volver a dar sombra en los parkings y ser hábitats de los pájaros. Muy diferente a sus vecinos los postes, que no se pueden regenerar ni levantar solos. Cambiemos el tema.
Bañarse con agua fría, ya sea con candungos, con poca presión o con presión normal, fue una prueba para los taínos malacostumbrados al agua caliente. Esto
es el Caribe, no es Suecia. Lo mejor para el calor es bañarse con agua fría, no hay pa’ más. Pero la realidad es que Puerto Rico está caluroso, caliente y calentado. Mitigamos el calor con el aire acondicionado del carro, el abanico de techo en la sala, encerrados en la oficina con aire, durmiendo con aire también. Tenemos que salir de la negación y admitir que el calor es nuestra realidad y que si seguimos dañando el ambiente, cada día hará más calor
Pero, como una sorpresa enviada del Cielo, a las dos semanas de María, la Luna se compadeció de nuestra oscuridad y brilló como nunca por dos o tres noches despejadas. Ser taínos por unas cuantas semanas fue una experiencia religiosa. Ciertamente el dios de los taínos Yokahú-Bagua-Maorocoti, también conocido como Yavé, no nos ha dejado solos

Escrito por la columnista Gina Delucca.
diciembre, 2017
Volver arriba Ir abajo
 

EL DIA QUE VOLVIMOS A SER TAINOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Mangó. https://www.mangopv.com :: Area De Reportes , Ventas Y Noticias. :: Que Comentas Hoy- Tema Libre.-